4 comments

Cada día escribimos para una sociedad más globalizada. Nuestros blogs escritos en España o Latinoamérica son leídos por personas de todo el mundo. Personas con diferentes dialectos, vocablos y niveles de dominio de la lengua española.

Si tuvieses que escribir un post sobre alquilar un vehículo en Alemania, por ejemplo, ¿qué terminología usarías? “Coche”, “carro” o “auto” son algunas de las distintas palabras que designan una misma cosa según la latitud en la que te encuentres.

Se prevee que en el 2015 habrá 2 mil millones de personas con acceso a internet. Buena parte de esta cifra vendrá de países en desarrollo, entre los cuales se encuentran muchas de las naciones latinoamericanas.

Los bloggers más experimentados sabrán de lo que hablo. En un primer momento, el tráfico del blog parece venir únicamente del país en el que ha sido creado. Sin embargo, a medida que a los buscadores empieza a “gustarles” el contenido del blog, la relevancia de otras zonas geográficas empieza a ser más alta.

Distribución del tráfico de xixerone.com en 2010 (el azul es España)

Distribución del tráfico de xixerone.com en 2012 (el azul es España)

Supongamos, por ejemplo, que escribes desde España. Los primeros meses, la mayor parte de las visitas serán de tus amigos y la gente que te sigue en redes sociales. Podemos estimar que un 70%-80% del tráfico es eminentemente español. Pero a medida que el blog crece en SEO y se posiciona mejor, lo más probable es que empieces a ver aparecer en tus gráficas visitas de México, Argentina, Colombia, Venezuela y otros países americanos.

Obviamente, la temática juega un papel muy importante en la procedencia de las visitas. Si tu blog es acerca de turismo rural en la provincia de Cáceres, la tarta de los países va a ser bastante más monotemática y limtada prácticamente a España.

Pero la mayoría de los blogs de viajes tratan destinos más generales, por lo que es importante escribir de una forma en la que todo el mundo nos entienda.

Estos son algunos consejos para escribir contenido “global”.

Entiende las diferencias de terminología

Pongamos por ejemplo que relatas tu viaje a Tailandia y escribes que, mientras hacías la cola de facturación, la policía de inmigración te cogió y te llevó a un cuarto aparte. Un español probablemente leerá que la policía te interrogó en una sala privada, mientras que un argentino entenderá otra cosa bastante más púdica.

Obviamente esta es la parte más complicada, ya que es imposible conocer todas las variantes idiomáticas de todos los países que nos leen.

Lo más aconsejable es que le eches un vistazo a las estadísticas, intentando averiguar de qué países te visitan más y adaptar, en la medida de lo posible, el lenguaje.

De tú a tú

Si estás en España, huye de la segunda persona del plural “vosotros” a toda costa. Se conoce que este pronombre causa sensación de extrañeza entre el público latinoamericano. Si quieres interactuar con el lector, puedes utilizar un singular de toda la vida. Por ejemplo:

Y a vosotros, ¿os ha pasado alguna vez que una aerolínea os deje en tierra?

por

Y a ti, ¿te ha pasado alguna vez que una aerolínea te deje en tierra?

Lo mismo se podría decir del “vos” argentino y de las formas “usted” y “ustedes” de algunas zonas de Latinoamérica, la forma “tú” es más cercana y comprensible en todas las regiones de habla hispana.

Evita regionalismos

No hace falta ser un versado en lengua castellana para saber el uso básico de la misma. A menos que haya un propósito detrás de el empleo de regionalismos, como resaltar lo pintoresco del lenguaje de una zona o escribir textualmente un diálogo, lo mejor es alejarnos de las formas gramaticales o las palabras que sabemos sólo se usan en nuestra zona.

Si el castellano es tu segunda lengua…

No hay que ser castellano-parlante nativo para tener un blog en español. De hecho, conozco a muchos bloggers que no tienen el castellano como lengua materna y sus bitácoras son de las más importantes de la blogosfera.

Lo que sí hay que tener en cuenta cuando se bloguea en una lengua que no es la nuestra es evitar los calcos, las “faltas fáciles” y las interferencias.

Por ejemplo, supongamos que un bloguero nativo catalán escribe esto en un post:

El segundo día en Roma, el Luís, que iba bastante contento i borracho, rompió la rachola del baño.

– Una persona de Barcelona que lea esta entrada se fijará en la “i” que se ha colado y poco más.

-A un nativo castellano le parecerá además rara la palabra “rachola”.

-Un venezolano verá todo lo anterior y además encontrará grosero que se le ponga un artículo a un nombre propio.

-Y yo me ofenderé un poco por el acento gratuito a mi nombre.

Evita la jerga

No todo el mundo sabe que la palabra “tío” se usa en España para designar cualquier individuo, indiferentemente de los vínculos de sangre que pueda tener con el interlocutor. Lo mismo pasa con muchas otras palabras que usamos cotidianamente y que no son comprensibles para la mayor parte del público fuera de nuestras fronteras.

Piensa en SEO

¿Estas escribiendo un post sobre billetes de avión baratos en Colombia? A lo mejor te interesaría escribir la keyword “tiquete de avión” en algún sitio. Después de todo, es más probable que las personas interesadas en ese artículo sean colombianos en busca de ofertas para viajar.

Simplifica

No todos los lectores de tu blog hablarán español de forma fluida.

Estados Unidos es, por ejemplo, el sexto país que más visitas me trae al blog. Piensa en la comunidad latina de USA, en todas las personas que hablan español como segunda lengua y en los que no lo hablan pero lo leen (italianos y portugueses, por ejemplo).

Utiliza un lenguaje sencillo y claro.

Si lo puedes decir en 2 palabras, no lo digas en 10.

No des nada por sentado

Evita dar por hecho que tu lector tiene el mismo conocimiento local que tienes tú. No utilices nombres propios de lugares o personas como referencias a no ser que sean globalmente conocidos.

Frases del estilo

El Ring-Road de Londres es equiparable a lo que vendría siendo la M-30.

La guía turística tenía el mismo conocimiento de geografía que Belén Esteban.

¿En serio piensas que un lector promedio de Managua o Filipinas sabe quién es Belén Esteban o qué es la M-30?

Show me the money

Otros aspectos más locales como la moneda influyen en la comprensión de un texto.

Si yo te dijese que un café en un bar de Sudáfrica cuesta más o menos 3.000 liras turcas, te desconcertaría bastante, ¿verdad?

Pues lo mismo pasa cuando le hablas a un panameño del precio de una entrada de cine en Dubai y se la pones en euros.

Siempre es conveniente expresar precios en moneda local y convertirlos en paréntesis a tu moneda, la moneda de tu audiencia, o bien a dólares americanos.

Ante la duda

El diccionario de la RAE

Pero por encima de todas las cosas

No pierdas tu esencia. Ya que la personalidad de tu blog es, al fin y al cabo, lo que hace que los lectores vuelvan a por más.

About the Author

Luis Cicerone es un especialista de marketing online afincado en Barcelona desde hace ya unos años y obsesionado con los viajes. Le gusta la fotografía, las películas en versión original y los gatos. Entre sus muchas obsesiones se encuentran el chocolate, Lufthansa y el guacamole.

Además de bitacoring.com, Luis habla de viajes y fotografía en su otro blog, xixerone.com.

4 Comments
 
  1. Vero4travel 17/07/2012 at 22:55 Responder

    Me parece una de las mejores entradas que has escrito Luis.

    Es muy interesante todo lo que dices, nosotros de momento nos centramos en el castellano ya que nuestro blog trata sobre Europa, África y Asia, pero si damos el salto a América tendríamos que replantearnos escribir con ese tipo de vocabulario.

    Por ejemplo, algo que ya hacemos es en nuestro blog de cocina y manualidades, igual pero 4casa escribimos para una audiencia española y mexicana ya que no hay que olvidar que Mexico tiene 112 millones de personas y si le sumamos todos los profesores de español mexicanos que hay por el mundo pues el número es más elevado. Por ejemplo en USA alguien de Arizona podría hablar como un mexicano.

    En fin, de nuevo enhorabuena.

    Jesús Martínez
    vero4travel.

  2. Felipe 18/07/2012 at 04:17 Responder

    Muy interesante. Ya de primeras te voy a hacer caso en un punto: dejar de usar la segunda persona del plural.

    Tienes todas la razón en que hay que adaptar el lenguaje a una audiencia global. El problema es que a veces es imposible, porque son muchísimas las palabras que cambian de significado según el país.

  3. Experiencia en Asia 21/07/2012 at 23:18 Responder

    Excelente Post, estamos empezando con un blog de viajes y aprendemos muchisimo desde Biacoring.com, muchas gracias.

  4. Hola a todos
    Interesante artículo, que bien daría para una charla de café (aunque sea café virtual).
    Somos argentinos y hace poco empezamos a participar activamente en el mundo del blogging. Desde nuestro punto de vista creemos que es importante ser entendidos por la mayor cantidad de público posible, aprovechando que el español es un idioma muy extendido. Pero también creemos que uno debe escribir como mejor le sienta para poder producir artículos de calidad, sin exagerar los regionalismos pero tampoco utilizando un lenguaje que, si bien neutro, poco tenga que ver con nuestro léxico cotidiano.
    Los argentinos, como casi todos saben, utilizamos un vocabulario muy particular, pero creemos que empleado en su justa medida no atenta contra la comprensión global.
    Como me decía mi madre cuando exageraba con el helado, “en su justa medida es bueno, pero no exageres”
    Totalmente de acuerdo con no dar nada por sentado y simplificar.
    Podríamos seguir por horas con este tema… ¿otro café?

Leave a Reply